Web de M. C. Mendoza

Blog sobre mis novelas y proyectos literarios
Si quieres ponerte en contacto conmigo utiliza la opción de comentarios o las redes sociales.

Si quieres enterarte de cuando lanzo una nueva novela deja tu email en la página de subscribirse y te informaremos.



sábado, 24 de diciembre de 2011

Feliz Navidad 2011

Feliz  Navidad de parte de la protagonista de mi última novela terminada y de mí también...

sábado, 10 de diciembre de 2011

Entrevista exclusiva a S.K. Halvorsen, autora de "Los del Otro Lado"

 La autora noruega Sigrid K. Halvorsen está de actualidad por la publicación de su novela steampunk “Sylvia Albinson y los guardianes de la lanza”, un gran éxito de ventas y motivo de esta entrevista.

Perdón, pero quisiera hacer dos puntualizaciones. En primer lugar, se intitula (perdona mi castellano) "Sylvia Albinson y la Orden de los Guardianes" si no te importa. En segundo lugar, pensaba que me ibas a hablar de Los del Otro Lado... No conviene irritarme mucho, porque estoy en una fase así como exaltada, lo notarás por la verborrea (es que soy un poco bipolar y estoy a punto de perder la eutimia), bueno, sigue con las preguntas, que se me está ocurriendo una nueva idea para una novela y no quiero que se me escape, que esto de la fuga de ideas es muy delicado... por no decir jodido. Nunca digo palabrotas, pero cuando me irrito...

(Nota: Se ve que la autora ha decidido cambiar el título de la novela, por lo que no nos hacemos responsables de sus alteraciones de ánimo. En cuanto a “Los del otro lado”, es evidente que la entrevistadora omitió la mención de la obra intentando no perjudicar el “buen” nombre de S.K. Halvorsen, pero bueno, ahí está, para quien quiera leerla…)

Aunque algunas de sus novelas han sido traducidas al castellano (las románticas, escritas con seudónimo) aún es poco conocida en nuestro país. Cuéntenos algo sobre sus comienzos. ¿Por qué escribe?

Empecé a escribir más o menos en serio en el colegio-internado a donde me mandaron de adolescente por un tema que ahora no viene al caso, pero que conste que fue una injusticia muy grande porque éramos dos y bueno, no puede decirse que él no colaborara... Pero yendo a lo que iba, tenía una compañera que me envidiaba mucho, porque yo escribía mejor, cosas que se entendían a la primera, en ese estilo, mientras que ella... en fin, prefiero no hacerle publicidad, porque resulta que la cabrona es escritora, tiene éxito y buenas críticas, al contrario que yo. Y mira que escribe mal Elizabeth. Que ni con el diccionario Collins al lado se la entiende. Es la típica que tiene que poner notas a pie de página que a su vez van con más notas. Una vez, en una de sus novelas, la parte de las notas ocupaba más que la parte del texto, como lo oyes. Luego me enteré de que las notas habían sido impuestas por la editorial porque normalmente ella te suelta sus crípticos mensajes a pelo, sin explicar, y si lo entiendes bien y sino también. Pero a lo que iba, me fui a vivir con mi novio a Francia y allí me presentó a un editor de novelas de misterio y romántica al que le gustaron mucho mis relatitos, sobre todo las escenas de sexo (ya sabes que la novela romántica es sexo sublimado o porno light sentimental). Resulta que me publicó y empecé a ganar eso tan tentador... DINERO. Me repugnaba lo que escribía pero como daba eso... DINERO. Era como un vicio, no podía parar. He escrito decenas de novelas de ese género... ¡He comido gracias a ellas! ¿No es espantoso?

(Nota: La entrevistadora no se hace responsable de los comentarios vertidos hacia la autora Elizabeth McPherson, aunque ha de comentar que tanto en la vertiente filosófica como en la novela de género, la obra de la citada escritora da mil vueltas a la de S.K. Halvorsen, y que no es necesario el diccionario Collins para entenderla.
Obsérvese también la llamada a la reflexión para cualquier persona que pretenda vivir de la escritura en la inquietante y algo deprimente respuesta de la entrevistada.)

Sabemos que además de sus novelas románticas también ha escrito otros libros de estilo menos convencional ¿En qué géneros se siente más cómoda?

En el que me dé más dinero, jajajajaja, nooo, es broma. Soy anticapitalista y antiburguesa, bueno, pero también tengo que vivir de algo, sin trabajar, quiero decir, y por eso escribo novelas románticas. Son muy fáciles. Dispongo de un esquema igual para todas y varios personajes arquetípicos a los que les cambio el nombre en cada historia. Alteras un poco la época y algún detallito y ya está. También puedes meter hombres lobo y vampiros, y alguna cosita más exótica como cambiaformas (siempre que cambien a formas de guapetones). Hay que estar atenta a lo que se lleve cada temporada. Pero la verdad es que estoy harta de escribir la misma bazofia y engañar a las pobres lectoras con estas bobadas románticas. Creo que estoy haciendo daño a la sociedad, y encima gano dinero con ello. ¿No es realmente inmoral aprovecharse de los bajos instintos y los deseos insatisfechos de las mujeres? No es que yo sea un dechado de moralidad, pero de verdad, esto me supera, es casi misógino. Te pondré un ejemplo:

"Laird McNeal clavó su ariete en la carne ardiente de Lady Marian, que se retorcía presa de una vorágine turbulenta, una tormenta de pasión y lujuria que las subyugaba y dominaba, que la aturdía y confundía. Sus pezones estaban enhiestos como dos hitos de piedra que señalaban el camino del placer. El Laird sacudía sus nalgas violentamente, como si bogara en un mar proceloso de arrebatado frenesí mientras ella le clavaba las uñas en la espalda y gemía hasta casi quedarse sin aliento. Sus corazones galopaban en pos del cielo dulce que destilaban sus cuerpos en sus acometidas..."

Hum, ya ves. Creo que este párrafo lo he repetido con ligeras variantes en al menos diez novelas. Pero, chica, ya te digo que estoy un poco harta. De hecho, uno de mis proyectos es inaugurar un nuevo género más respetuoso con la realidad: la novela romántica racional.
Te pondré otro ejemplo:

"Juan se tiró encima de María con el propósito que ya imaginamos (la había invitado a cenar, así que más claro agua). Ella tenía unas ligeras molestias por la regla, dolor de ovarios en concreto, y encima no se había depilado, pero como él insistió e insistió pues bueno, se quitó el sostén y se tumbó. John pensó "Menos mal; un poco más y se me pasa el efecto de la viagra". Gracias al Cielo, ella ignoraba que tenía ese pequeño problemilla de erección. Lo cierto es que viendo como tenía el miembro (como el palo de una escoba mismamente) nadie lo hubiera dicho. "Eeeey, ¿qué haces?", se estremeció ella de pronto, al notar que quería penetrarla sin condón, "Ponte la puta goma o tendrás que hacerte una paja". "Pero  cariño, ¿es que no confías en mí?" "La casi la mitad de los hombres de este país van de putas, ¿cómo quieres que confíe?" "Joder, tú sí que eres romántica" "Menos romántica es la sífilis". John se puso al tajo, se meneó un ratito y terminó en cuatro minutos. Desafortunadamente, el condón se había roto. Ella tuvo que irse corriendo a la farmacia a buscar la píldora post coital; para colmo, había empeorado del dolor de ovarios..."

¿Qué te parece? Sería todo en esta línea. Claro que no tendría éxito. El quid de la novela romántica es que sea fantasía. Hombres de la época medieval que se comportan como caballeros y  hacen disfrutar a las mujeres en la cama con su picarona lengua, ya sabes, toda esa basura. Así que  mejor ni lo intento. Digo lo de la novela romántica racional. Por eso me he pasado a la fantasía, el terror y otros géneros... Me siento cómoda en todo. Soy muy buena escritora, no reconocida en lo que valgo, y todo se me da bien.

(Nota: Esta entrevistadora omite su opinión -ni siquiera mencionará que un personaje pasa de llamarse Juan a John-  sobre los pasajes expuestos por S.K. Halvorsen. Ya se enterará ella cuando comience a recibir negativas de las editoriales a su propuesta de “novela romántica racional”, términos obviamente contradictorios, opuestos e imposibles.
Se solicita comprensión para la entrevistada, seguramente inmersa en una fase maniaca de su enfermedad en el momento de responder las preguntas.)

Novela filosófica, vanguardista, romántica, de terror, steampunk... ¿inquietud literaria o ansias de conseguir un gran triunfo como sea?

Bueno, sí, voy dando bandazos en busca del reconocimiento, aunque ahora que lo pienso no me gusta mucho el retintín de la pregunta, me ha irritado, y ya sabes lo que pasa cuando me irrito, jajajaja, ¿te ha dado miedo eh?
Volviendo a la pregunta, tengo una escisión en mi mente: por un lado quiero escribir bien y por otro necesito DINERO. Es casi imposible conciliar ambos deseos, así que unas novelas las escribo bien y otras las hago comerciales... analizando qué es lo que está de moda y tal, los gustos de los lectores (misterio, amor, estos son los pilares básicos). En los últimos años, para evitar esa escisión he hecho algo inimaginable: ¡me he puesto a trabajar! Así que supongo que en el futuro podré dedicarme a hacer algo GRANDE, liberada de servidumbres crematísticas...

(Nota: la entrevistadora no incluyó retintín ninguno en su pregunta, se limitó a inquirir sobre los temas que considera que pueden ser de interés a sus lectores. Es más que evidente que S.K. Halvorsen está en una de sus fases, lo cual disculpa en parte sus poco veladas amenazas. )

¿Por qué una escritora de renombre gracias a obras como "La conspiración de A.K." o "La edad heroica" (ambas descatalogadas, quizá por lo escaso de su tirada) elige para publicar su novela steampunk el seudónimo de Jane Valentine, asociado a las publicaciones de género romántico?

Jajaj, mira que eres cachonda: "Lo escaso de su tirada..." Pero en eso tienes razón. Se trata de obras de culto, y como toda obra de culto, son para minorías que saben apreciarlas. Lógicamente cuando escribes cosas profundas e intelectuales tu nombre se quema a lo bonzo, con lo cual has de recurrir a seudónimos. Asociar la palabra intelectual a la novela romántica no es bueno, créeme, y normalmente no se asocia si se quiere vivir de esto. Por eso Jane de momento está limpia de toda sospecha, aunque reconozco que en Sylvia Albinson he metido alguna crítica contra el sistema sutilmente, bueno, todo lo sutil que puedo ser. Con lo cual es de esperar que la pobre Jane, más tarde o más temprano, se queme como su émula de Arco, jajaja, qué ingenioso juego de palabras.

(Nota: S.K. Halvorsen parece ignorar que la mayoría de lectores no captan ni aprecian la crítica contra el sistema y similares, sobre todo los de algunos géneros, como LIJ, en lo que interesa es el romance, a ser posible a trío, pero no seré yo quien la desengañe.
Y sí, por suerte las novelas filosóficas de la autora tuvieron una tirada inferior a los 300 ejemplares cada una, de los que se rumorea que ni siquiera la mitad fueron comprados por lectores reales, es decir, ni familia, ni amigos ni la propia escritora.)

Dado el poco éxito de ventas y menor difusión de sus obras de contenido filosófico y vanguardista ¿ha valorado la posibilidad de autoeditarse para dar difusión (en la medida de lo posible) a sus opiniones más profundas y complejas?

En principio estoy en contra de la autoedición. Pero es una pena que algo tan GRANDE, tan SÚPER SÚPER GRANDE como lo que yo he creado no llegue a la gente. Llevo unos años dedicándome a un proyecto increíble: la escritura de un libro filosófico social para cambiar el mundo. En él critico todo y doy pautas para la creación de una nueva sociedad y una nueva forma de organización política y económica, que supere la democracia y el capitalismo... Sería como un nuevo sistema, comparable en impacto a las ideas de Nietzsche y Marx. Ehhh, despierta, que estoy hablando... Por favor, es que estoy rodeada de gente inculta. Como decía, estoy en contra de la autoedición, pero haría una excepción si se diera el remoto caso de que nadie quisiera publicar mi GRANDIOSA obra. Además, mi hermano tiene contactos en una empresa editora de autoedición, y a mí me lo haría gratis... lo de publicar, digo... jajajajajaja.

(Nota: Sin comentarios, no sería justo ensañarse con una persona enferma.)

Es sabido que ha pasado algún tiempo en España, que  quizá aprovechado para iniciarse en la lectura de autores españoles ¿Qué opinión tiene de nuestra literatura?

Sí, viví una temporada en Oviedo, una ciudad muy iluminada, con muchas farolas. De hecho, ahora vivo en Londres y ni comparación. En Oviedo puedes pasearte por la calle a las doce de la noche e ir leyendo un libro, pero en Londres, ni en el centro. Te pones bajo la farola y no ves las letras... Es un caso curiosísimo lo de Oviedo. En cuanto a la literatura española la conozco poco. A mí es que la Guerra Civil española no me interesa, y la postguerra menos. He leído a Zafión aunque creo que trata de la postguerra también, pero al menos hay un incesto entre hermanos... hala, ya he dicho un spoiler, jaja,

(Nota: De nuevo, la entrevistadora no se hace responsable de ninguna de las opiniones vertidas por la excéntrica autora a sus inteligentes preguntas, en especial las que hacen alusión a obras y autores españoles)

Varias de sus novelas han recibido reseñas un tanto… duras, tanto de críticos profesionales como de internautas. ¿Cómo valora estas opiniones?

No me hables de eso. Mira, ya has logrado irritarme. Me estoy acordando de una tal Regina Irae Mendoza que hace supuestas críticas literarias y que ha llegado a decirme que mi novela de Los del Otro Lado no estaba bien ambientada, que no parecía que estuvieran los protas en Oviedo... Pero a ver ¡que yo he estado en Oviedo! ¿Acaso ella ha estado en Francia donde ambienta varias de sus noveluchas? Por no mencionar Noruega... Uy, si yo  me pusiera a sacarle faltas de sus novelas "noruegas". Es que la ignorancia es muy osada.
También me decía en su crítica que para ser una novela de género tardaba mucho en arrancar, que la presentación era muy larga. Y lo dice la autora de "Mysterium Tremendum", novela que se recrea en las peripecias familiares de los protagonistas durante al menos doscientas páginas antes de que pase algo interesante. Como ves, me he informado bien de la susodicha Mendoza. De todas formas, leyendo las críticas de su blog se ve que no le gusta nada. A todo le pone pegas. Incluso a ese autor español tan exitoso, Zafión.

(Nota: La entrevistadora recuerda, una vez más, que las opiniones de S.K. Halvorsen son suyas y solo suyas, mientras que ella prefiere no manifestarse en cuanto a la crítica literaria perpetrada por otras personas, con las que no tiene relación.)

Para terminar, y ya que no queda otro remedio (está en plena campaña publicitaria) hablenos de "Los del otro lado". ¿Por qué hemos de leerla? ¿Qué pretendía contar, porque seguro que tiene algún mensaje de profundo calado? Explayese...


Pues claro que tiene mensaje. A ver si piensas que se trata solo de desmembramientos y hachas ensangrentadas. Esta es una de las entrevistas más irritantes que he sufrido, te lo digo de verdad. Pero bueno, estás de suerte. Hoy tengo muy buen humor... Tuve la inspiración de "Los del otro Lado" una tarde paseando por la calle, en Toulouse, donde vivía antes. Pensé que me gustaría ser una verdadera supermujer, es decir mala, porque yo tengo un fallo, y es que soy muy buena persona, pero eso no pega con  una supermujer. Así que pensé que podría crear un personaje, Irina, que fuera mala de verdad y que pudiera partir a las personas en cachitos sin remordimientos. Había reñido con mi novio Frans, y estaba algo sensible. Luego, cuando fui a vivir a Oviedo, otra tarde, también paseando por la calle, vi un edificio que me llamó la atención, en pleno centro, y se me ocurrió que ahí podría suceder la acción. Lo vinculé todo con un mensaje sobre el capitalismo, la depredación de unos pocos sobre la masa, y alguna anécdota sobre el sitio de Leningrado, durante la II Guerra Mundial, y ahí me salió eso. Los del otro lado habla de las líneas que uno traspasa para quedar fuera del mundo social y moral, y también del superhombre y el sistema capitalista salvaje. ¿A que no te diste cuentaaaaa? jajaja.


Muchas gracias por su tiempo y su sinceridad.

(Nota: la entrevistadora, cómo no, había percibido que la obra de S.K. Halvorsen tiene mucho de autobiográfica, pero había callado, por respeto.
Como la escritora ya se ha definido a sí misma y su obra, solo nos queda aclarar que no nos hacemos responsables de los daños físicos o psicológicos o de otra índole derivados de la lectura de estas novelas. Gracias.)

 LOS DEL OTRO LADO.