Web de M. C. Mendoza

Blog sobre mis novelas y proyectos literarios
Si quieres ponerte en contacto conmigo utiliza la opción de comentarios o las redes sociales.

Si quieres enterarte de cuando lanzo una nueva novela deja tu email en la página de subscribirse y te informaremos.



lunes, 25 de abril de 2011

Consejos para escritores: afrontar las críticas



Una vez que tu novela está ya en la calle o en internet es inevitable que alguien la lea (aunque sean dos o tres personas), y a veces también que caiga en manos de un crítico o reseñador (generalmente porque tú mismo se la has mandado, ya que de otro modo jamás hubiera oído hablar de ella). Vamos a ver unos cuantos consejillos para enfrentarnos a este momento no siempre grato.

Acabas de ver una crítica de tu libro en un blog y resulta que te ponen verde. Les ha parecido malísimo, y encima señalan tus errores y los argumentan. ¿Cómo reaccionar?

Estilos de reacción:

El cínico

Bien, la crítica dice que tu obra es muy aburrida y que repites hasta la saciedad ciertos conceptos. El crítico ha sido malvado y cita varios pasajes para ilustrar su afirmación. El estilo de reacción cínico lo aprendí de Julia Navarro durante una presentación de su libro "La sangre de los inocentes". Consiste ni más ni menos que en convertir el defecto en virtud. Por ejemplo, que dicen que tu obra es aburrida... Pues tú respondes, a ser posible con una sonrisa: "Es que es adrede... Mi intención era transmitir aburrimiento". Con esta respuesta descolocas al crítico, puesto que no se puede argumentar nada en contra. El autor quiso transmitir aburrimiento, apatía, desidia, ganas de vomitar, odio hacia el personaje principal... luego si lo ha logrado, si te has aburrido como una ostra, ¡el autor es un genio!

El falso humilde

Este caso es muy utilizado. El autor se presenta ante el blog de críticas y dice que acepta la crítica con muy buenas palabras, pero luego manda un mail colectivo a sus amigos escritores o lectores fans  (o cuelga la crítica en un foro afín, etc) para que se personen en dicho blog y descarguen contra el crítico todo tipo de insultos, en especial el de no haber sido objetivo con la obra (no hay que olvidarse de otro clásico: llamar envidioso al crítico y también escritor frustrado). El autor queda bien; sus amigos mal; el crítico recibe su merecido. 

El nada humilde

En esta ocasión el autor en persona es el que se encarga de atacar al crítico. Denota autores algo impulsivos y que no meditan lo que hacen. A veces se presentan como anónimos; en otras ocasiones adoptan una personalidad imaginaria (por ejemplo, si el reseñador ha dicho que la obra no está bien documentada será un profesor universitario de algo que te rebatirá diciendo: "pues no; está muy bien documentada", aunque no te explicará las razones, como mucho dirá que el autor tardó x años en informarse, como si eso significara algo). Este estilo de réplica a una crítica es muy cansado para el autor, además de que desgasta su imagen, sobre todo si, en el caso más extremo, se presenta con su nombre y apellido. El autor replicará a cada argumento que dé el crítico, una y otra vez, en un tono cada vez más agresivo, y terminará diciendo burradas. No recomendable, hay gente leyéndolo todo para ver si llega la sangre al río, y al final puede que terminen no leyéndote a ti.

El vengativo

Cuando el autor de la crítica también es escritor, lo tenemos más fácil. Buscamos alguna obra que haya escrito el susodicho y la leemos por encima, o incluso entera, y anotamos cualquier coma fuera de lugar o cualquier mala expresión para echársela en cara al crítico-escritor. Esto puede realizarse tanto en el blog del crítico, peligroso porque te puede borrar, o bien haciendo una crítica de su libro, negativa, por supuesto, en un blog amigo. En caso de que no escriba tampoco está a salvo del "tú más y tú peor", ya que la reseña en sí puede estar llena de erratas y frases dudosas, susceptibles de ser utilizadas como arma de combate...

El inteligente

Si eres autor inteligente y quieres mejorar por encima de tu ego estarás atento más a las críticas negativas que a las positivas. El autor inteligente vuelve de su lado las críticas negativas argumentadas y las convierte en su mejor instrumento de trabajo. Las analiza y valora, para ver si puede corregirse. Nunca insulta al crítico, le agradece que le haya leído (si es una crítica razonada, claro, sino es mejor ignorar). Si puede contraargumentar ha de hacerlo desde la lógica y la racionalidad, no desde lo emotivo. Es conveniente no llevar la contraria sobre todo si quien te hace la crítica es un lector normal y corriente. El autor inteligente va mejorando con el tiempo porque sabe aprovechar los recursos.


Esto está muy bien pero resulta que la crítica que me han hecho es buenísima... ¿Cómo reacciono entonces?

Primero, agradeciendo. Segundo, no tomándola demasiado en serio. Tercero, mirando bien de quién y de dónde viene. No todas las críticas son iguales: la crítica de tu amigo de infancia que te debe la vida o de tu madre tienen mucho menos valor que la de una persona que no te conoce de nada. En realidad el lector o crítico ideal sería: alguien que no te conoce, que no te ha leído nunca, que no escribe novelas ni las publica, ni espera que tú leas sus obras para ponerlas bien, que lee mucho y variado, incluidos clásicos y novelas de todos los géneros, no solo de uno, que valora lo racional por encima de lo emocional, que es capaz de reconocer la estructura de una novela y sus aspectos formales además del argumento, etc... Vamos, un lector ideal que nunca te vas a encontrar, pero si lo encuentras, consérvalo, porque es toda una joya para un autor.

De todas formas, el mejor consejo que se puede dar es que el autor se mentalice y prepare para afrontar los chaparrones. ¿Cómo lograr una actitud fuerte y positiva ante la crítica?


-No veas la novela como un hijo ni como una persona. No lo es, es solo una obra artística o de entretenimiento. Un apego excesivo es muy perjudicial: ciega. En realidad, lo mejor es que la mires como si fuera tu peor enemigo. Así te alegrarás de las malas críticas...
-No creas que es una obra maestra, porque en el 99 por ciento de los casos no lo es. Genios por siglo, muy pocos. Y casi seguro tú no eres uno de ellos.
-En cuanto tu obra esté a disposición del público habrá críticas y no todas serán buenas. Hay millones de personas ahí afuera, con diferentes formas de ser, de pensar, con diferente nivel cultural o de lectura. A la mayor parte de ellos no les va a gustar lo que escribes. Si gusta a todos... es que no tiene ningún contenido. Es decir, habrás escrito un bestseller, con lo cual tampoco te importará la crítica.
-Ni el mejor clásico agrada a todo el mundo, así que figúrate tu novela...
-No existe ninguna novela perfecta; todas tienen errores o mejor dicho, a todas se les pueden sacar faltas. La perfección, además, es muy aburrida, ¿para qué la quieres?
-La opinión es subjetiva, que un lector diga que tu novela es un bodrio solo quiere decir que a él le pareció un bodrio. Lo mismo si dicen que es la mejor novela que han leído nunca (eso es que no han leído nunca nada, por lo tanto no es una opinión fiable)
-Lo que hoy gusta, mañana puede haberse olvidado...  Lo que no gusta, puede leerlo fulanito de tal famoso del futuro y darle un nuevo impulso una vez que estés muerto y ya no puedas regodearte, ja.
-Si un supuesto defecto lo comentan cuatro o más personas no relacionadas entre sí... ojo, que casi seguro que algo falla y no son ellos...

Espero que sea de utilidad para los autores (millones de personas en todo el mundo, casi todo el mundo en España)


15 comentarios:

JMB dijo...

En una palabra: cojonudo :).

Israel Sánchez dijo...

En tres: lo has bordado. :)

Anónimo dijo...

No está bien catalogar a los críticos como si fueran mariposas: con etiquetas. Denota desprecio. Y no hay que despreciar a nadie. Y menos a los erizos.

Shilar dijo...

Yo no las cuento, pero me ha encantado;)

Shilar dijo...

Por cierto, Anónimo, no cataloga a los críticos, sino a los autores.
Y no creo que catalogar formas de reacción ni catalogar nada en si, ni a nadie, denote desprecio. Es un acto de enumerar simplemente.

M.C. Mendoza dijo...

Casi todo basado en hechos reales jajajjaa

Anónimo dijo...

Catalogar es adjudicar una categoría a algo o alguien. Es juzgar, y hacerlo desde .... la autoridad jajajaja basado en hechos reales.

Miguel dijo...

Excelente reflexión. Yo fui fuertemente criticado por la propia MC Mendoza, y la verdad, me ayudó a corregir un montón de cosas. Luego, incluso me ha seguido ayudando... Me ha gustado mucho el planteamiento aquí expuesto. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Estimada autora, quería hacerle una pregunta. He leído que su novela Liber hespericus retoma algunos de los personajes de La hermandad. ¿También utiliza elementos de la historia medieval? Muchas gracias.

M.C. Mendoza dijo...

Bueno, no sé muy bien a qué te refieres. En mis novelas no hay casi nada Histórico, ya que aunque suelo tomar detalles de libros y de otras fuentes reales, lo cambio a mi manera y me invento casi todo. Así que Historia medieval no sé... no me parece. En Liber Hespericus se utiliza como pretexto alguna profecía de Nostradamus, pero muy pasada por el tamiz de mi inventiva... Para mí son novelas de aventuras y misterio, no históricas. En cuatno a los personajes, sí, se retoman algunos que aparecían en La Hermandad... y también otros de mi libro no publicado "Adorando a un dios desconocido", que se puede descargar gratuitamente, faltaría más, jaja
Saludossss

Anónimo dijo...

Muchas gracias por su respuesta. Mi pregunta no fue acertada. Me refería a motivos, mitos, fuentes, etc. del medieoveo. Me ha interesado mucho (y me ha parecido muy interesante) La hermandad de los elegidos por las referencias a Von Eschenbach y al grial. Suerte en sus próximas novelas.

M.C. Mendoza dijo...

Ah, es que no lo había entendido bien. Sí, lo del Grial y el libro de Parsifal sí es cierto,así como todas las citas que hay a otros libros, y la descripción de como son los libros de emblemas y demás. De eso me documenté bastante. Lo que yo quería decir es que luego la resolución final pues es algo como de mi imaginación, pero las citas y referencias sobre alquimia, el grial, etc están sacadas de fuentes reales. También es cierto lo del Gustloff. Para el personaje del autor del Liber Mundi (que es un mito Rosacruz) me inspiré en varios rosacruces reales.
Saludoss

Anónimo dijo...

¿ Y cercanos también, verdad ? personajes con los que tiene cierta proximidad o afinidad. Es que, para ser solo una funcionaria exhibe un abanico de conocimientos que me permiten especular con que alguien le asesora muy en profundidad, alguien que maneja el latín como si fuera su lengua materna. Un rosacruz, por ejemplo.

Maga de Lioncourt dijo...

Hola!

Pues yo no te conocía, así que mucho gusto :-)
Si habrán de esos escritores!! Yo no soy española, soy uruguaya, y por aquí no se presta mucha atención a las críticas que se puedan llegar a hacer en internet (que de por sí, serían escasas) sino de las que se publican en diarios y suplementos culturales. Y todas hay que tomarlas con pinzas, ya que es bien sabido que se tiene la costumbre de "comento tu libro si comentas el mío" y ya sabemos cómo termina eso...
Si algún día llego a publicar, me gustaría conocer opiniones de todo el mundo, del que lee mucho, el que lee poco, el que lee de todo y el que se centra en un sólo género. Y, como siempre, me quedaría con todas las críticas, sobre todo las negativas porque son las que más recibí cuando comencé a escribir y son las que me han hecho avanzar, mejorar y adquirir cierta confianza.

Bueno, todo el discurso para decirte que el post es muy "la vida misma" y que ya me gustaría que lo leyeran varias personas...

Saludos y éxitos!!

M.C. Mendoza dijo...

Sí, bueno, es duro afrontar las críticas, pero hemos de aprender a hacerlo porque forma parte de la tarea de escritor... De hecho, para algo ofrecemos nuestras obras en público, para que sean leídas y comentadas. Las críticas negativas como bien dices ayudan mucho a mejorar. El autor no ve los defectos porque está "apegado" emocionalmente al texto.