Web de M. C. Mendoza

Blog sobre mis novelas y proyectos literarios
Si quieres ponerte en contacto conmigo utiliza la opción de comentarios o las redes sociales.

Si quieres enterarte de cuando lanzo una nueva novela deja tu email en la página de subscribirse y te informaremos.



miércoles, 25 de agosto de 2010

400 descargas Adorando a un Dios Desconocido en PDF Ebook - 120 páginas ADDII RLN



Tras poco más de un mes desde que puse en descarga gratuita "Adorando a un Dios Desconocido", ya se ha descargado 400 veces la versión PDF (ebook), 227 veces la versión PDF (imprimir) y 107 veces la versión EPUB. En otro orden de cosas, han pagado por el libro tres personas...

Los resultados están dentro de lo esperado, me refiero a lo de pagar. De hecho, estoy incluso sorprendida de que haya habido tres personas que hayan pagado (aunque sean dos míseros euros) por bajarse el libro cuando lo tenían gratis. Creo que mi idea se consolida: el ebook comprado será muy difícil en este país mientras exista la "versión gratis", y como va a ser imposible eliminar la piratería... pues...

De todas formas, no está mal el número de descargas.

Con la continuación, voy también muy rápida, hasta llegar ayer a 120 páginas de la novela, que creo, que va a quedar mucho más larga de lo esperado. Me estoy recreando demasiado. Ya tengo ganas de terminar la primera parte, que cuenta una historia convencional de amor y desamor, y empezar la segunda, más extraña, más fantástica, jaja. Va a ser muy divertido e interesante.

3 comentarios:

taraverdosaazul dijo...

Eurito a eurito .... te vas a forrar, María Covadonga.

M.C. Mendoza dijo...

Dúdolo... Menos mal que no soy avariciosa y tengo mi trabajito. El dinero es secundario (cuando se tiene, jajja)

Anónimo dijo...

Ser irónico-a es un recurso fácil cuando crees que no tienes otro a mano para comunicarte con tu prójimo, y a veces, yo, empleo torpemente ese recurso. No me hace falta saber lo que no eres. El dinero es tan secundario que a veces no se necesita ni para ser feliz, sino, ya ves esos habitantes del llamado tercer mundo, con pocos recursos o casi ninguno, son más felices que nosotros con la sobreabundancia de nuestra sociedad 'del consumo'. No todos sabemos administrar, no digo ya distribuir sabiamente 'los dineros'. Otros sí lo saben, y lo hacen. Incluso viven, y trabajan, solamente para ese fin. ( isabel )