Web de M. C. Mendoza

Blog sobre mis novelas y proyectos literarios
Si quieres ponerte en contacto conmigo utiliza la opción de comentarios o las redes sociales.

Si quieres enterarte de cuando lanzo una nueva novela deja tu email en la página de subscribirse y te informaremos.



domingo, 11 de abril de 2010

Liber Hespericus, ya a la venta (creo)


Como la editora no me ha mandado los libros que se suelen mandar al autor antes de la publicación de las obras, ejem, he tenido que ir a la librería Ojanguren de Oviedo a comprar un ejemplar para ver qué pinta tiene la obra. Aunque es gordo, de 560 páginas aproximandamente, es muy manejable, debido al tamaño pequeño, casi de bolsillo. No es nada aparatoso, y solo vale 16 euros. Además, le han puesto la foto de la autora por fuera, en el lomo, qué corte.

Así que ya saben, si quieren comprar un ejemplar, en Ojanguren y otras librerías, además de Fnac (por lo menos en la web de ellos lo he visto) parece que lo tienen ya, aunque creo que en el Corte Inglés aún no.

4 comentarios:

isabeladecambados dijo...

Ayer compré tu nuevo libro. En Salesas, estaba con otros como 'novedad', ya he leido algo entre líneas. Observo que se vuelven a escuchar ruidos de jergones y demás. Precioso, le da un toque, no sé, un toque especial, atrevido, valiente. Y cómico. Hilarante. Me he reido con ganas cuando defines a Lady Chatterley como idiota...jajjaajaa, eres genial. ¿ Le tienes envidia ?

M.C. Mendoza dijo...

jajaja, pero cómo es posible que hayas llegado ya a esa "escena", que efectivamente es humorística. Hay leer el libro entero para apreciar, así fuera de contexto no tiene la misma gracia... En este hay poco sexo... Y no envidio a nadieeee, y menos a esa Lady juas.

isabeladecambados dijo...

Me has pillado. Efectivamente, estaba fuera de contexto. Intuía que habrías metido una "escena" de ese tenor por algún lado de la novela, y fuí a buscarla, la encontré enseguida y no me fijé en nada más. Muy buena la solución para meterla sin que forme parte de la trama. Estoy leyendo la novela ahora ya capítulo a capítulo, como debe ser....

Lo que sí se nota es que tú escribes visualizando escenas como si fuera una película, esto hace que el lector no pueda añadir su granito de arena, o sea, que no dejas espacio para que 'se haga nuestra' la historia. En tu afán perfeccionista, loable, te apoderas de todo, no dejas resquicio alguno para que la imaginación ajena elija qué es lo que opina sobre un personaje, sobre lo que hace, o sobre lo que dice, o cómo lo prefiere, tú te anticipas y se lo das ya masticado. Se puede decir que hay que "compartir" con el lector la autoría de lo que se escribe. Quizá eso sea aún un reto más difícil todavía, María Covadonga, y sé que a tí los retos te estimulan.

M.C. Mendoza dijo...

Bueno, sí, soy bastante cinematográfica y descriptiva, pero creo que es precisamente lo contrario de lo que dices. A mí me gusta que el lector tenga su propia idea de los personajes. Yo los muestro hablando y actuando, y es el lector el que tiene que ver como es fulanito o menganito, basándose en su manera de comportarse.

Suelo llegar a conocer bastante bien a mis personajes, sobre todo porque a veces repiten novelas. Para mí casi son como personas reales. Elizabeth ya aparecía brevemente en una de mis novelas no publicadas, y Thierry el Barón salían en La Hermandad... Así que son todos viejos conocidos.